Cuentos Para Pensar

Aquí os dejaré algunos cuentos que dan de pensar. Algunos serán cosas que he escrito yo, otros cosas que encuentro escrito por otros pero todos con fondo para pensar y aprender...

El vendedor mas grande del mundo
Los 10 principios que esta historia contiene se han convertido en mi filosofía de vida, en nuevos hábitos inteligentes para mi éxito. Algunos ya los he practicado de manera innata a lo largo de mi vida. Otros, los he incorporado sin cuestionarlos.

No se puede discutir sobre lo evidente!
Si tú  te dedicas a las ventas y quieres mejorar tus resultados, deberías leerlos e implementarlos en tu día a día. Los cambios positivos no tardarán en aparecer.
El Pergamino número Uno“Hoy comienza una nueva vida”.
A pesar de haber escogido esta carrera repleta de oportunidades a la vez quede angustia y desesperación, no fracasaré como los otros.
Debo practicar el arte de la paciencia porque la naturaleza no procede jamás con apresuramiento.
La experiencia de alguien que tuvo éxito en el pasado, será impracticable mañana.

La única diferencia entre los fracasados y los exitosos en la vida reside en la diferencia de sus hábitos. Los buenos son la clave, los malos, la puerta al fracaso.
Me formaré buenos hábitos y seré esclavo de ellos.

Cada uno de los pergaminos contiene un principio que sustituirá un hábito malo por uno bueno.
El primero de mis nuevos hábitos será leer cada pergamino durante 30 días antes de leer el siguiente. Primero, en silencio, al despertar. Luego, tras la comida del mediodía. Por último, y en voz alta, antes de acostarme.
La repetición diaria convertirá al nuevo hábito en parte integral de mi mente activa para pasar a formar parte de mi mente inconsciente, la que crea mis sueños.
Al convertirse en hábito, al practicarlo diariamente, se hace fácil y entonces, placentero.
Hoy soy una nueva persona, con una nueva vida.

-El Pergamino número Dos“Saludaré el día con amor en mi corazón”.
Es el secreto más grande del éxito de toda empresa.
Sólo el poder invisible del amor puede abrir el corazón del hombre.
Haré del amor mi arma más poderosa. Les derretirá el corazón.
Contemplaré todas las cosas con amor. Elogiaré a mis enemigos y serán amigos míos. Animaré a mis amigos y se volverán mis hermanos. Amaré a todas las clases de hombre porque cada uno tiene cualidades dignas de ser admiradas, aunque están ocultas. Derribaré la muralla de la sospecha y en su lugar edificaré puentes hasta sus almas.

El amor es mi arma para abrir corazones y también para protegerme del odio y la ira de otros. Si me agreden, me dirigiré a ellos en silencio e internamente les diré que los amo.
Me amaré a mí mismo y vigilaré celosamente todo lo que entra en mi mente, mi cuerpo y mi corazón. No mimaré los apetitos de la carne. Trataré mi cuerpo con limpieza y moderación. Impediré que mi mente sea atraída por el mal o la desesperación. Los estimularé con conocimiento y sabiduría. No permitiré que mi alma se vuelva complaciente y satisfecha. La alimentaré con la meditación y la oración.
Amaré a toda la humanidad. El odio no corre por mis venas porque no tengo tiempo para odiar.
Por más habilidades y conocimiento que tenga, sin amor fracasaré.

-El Pergamino número Tres“Persistiré hasta alcanzar el éxito”.
Todos los días la vida me pone a prueba de nuevo. Si persisto, alcanzaré el éxito.
Me abstendré de escuchar aquellos que lloran o se quejan, porque la enfermedad es contagiosa.
Siempre daré un paso más.
Jamás aceptaré la derrota y borraré de mi vocabulario fracaso, no puedo, imposible, improbable, irrealizable, abandono, impráctico, sin esperanzas o retirada.
Trabajaré y aguantaré manteniendo la vista fija en mis metas. Recordaré la ley del promedio: con cada fracaso estaré más cerca del éxito.
Tampoco permitiré que mis éxitos me hagan caer en la complacencia del hoy: es el fundamento del fracaso.
Si persisto lo suficiente alcanzaré la victoria.

-El Pergamino número Cuatro“Soy el milagro más grande de la Naturaleza”.
Nunca ha existido ni existirá nadie como yo: con mi me mente, mi corazón, mi mente, mis oídos, mi boca.
Soy una criatura única: el milagro más grande de la Naturaleza.
Proclamaré mi singularidad al mundo. Nadie venderá como yo. Promoveré esta diferencia.
No imitaré a otros. Venderé, proclamaré y sentiré orgullo de mi diferencia.
Tengo un potencial ilimitado y sólo uso una pequeña porción de mi cerebro y ejercito una ínfima parte de mis músculos.
No quedaré nunca satisfecho con los éxitos del ayer. Puedo hacer mucho más de lo realizado y lo haré.
Estoy con un propósito en esta tierra. Así que concentraré todos mis esfuerzos y me autoexigiré el máximo potencial.
Acrecentaré mis conocimientos. Practicaré, mejoraré y puliré mis palabras y mis modales para que atraigan como el azúcar que atrae a los demás.

Dejaré los problemas de casa en casa y los del trabajo en el trabajo. Así me mantendré unido a los dos. Ni el hogar ensombrecerá mis negocios ni mis negocios apagarán mi amor.
Tengo ojos para ver y mente para pensar: con cada victoria, la próxima lucha será más fácil.
Venceré porque soy único, singular.

-El Pergamino número Cinco“Viviré este día como si fuese el último de mi vida”.
No perderé ni un momento en lamentarme por las desgracias del ayer. Ha quedado sepultado para siempre. No pensaré más en él.
Este día es todo lo que tengo. Doy gracias por el don de un nuevo día.
Soy afortunado. Las horas de hoy, algo extra, inmerecido.
Trataré con ternura y afecto cada hora porque no volverán jamás.
Destruiré la indecisión con acción, el temor con confianza y sepultaré las dudas bajo la fé.
Los deberes de hoy cumpliré hoy.
Saborearé este día y daré gracias.
Cada minuto de hoy será más fructífero y fecundo que las horas de ayer.
Mi último día deberá ser mi mejor día.

-El Pergamino número Seis“Hoy seré dueños de mis emociones”.
La Naturaleza es un ciclo de estados de ánimo y yo soy parte de ella.
Si ofrezco a mis clientes lluvia y tinieblas, reaccionarán con tristeza. Si ofrezco gozo, claridad y entusiasmo, reaccionarán con alegría y mi tiempo será productivo.
Débil es aquel que permite que sus pensamientos controlen su acciones.
Si estoy deprimido, cantaré.
Si sólo, reiré.
Si enfermo, redoblaré mi trabajo.
Si con miedo, me lanzaré adelante con acción.
Si inferior, vestiré ropas nuevas.
Si inseguro, levantaré la voz.
Si pobre, pensaré en riqueza.
Si incompetente, recordaré éxitos pasados.
Si insignificante, pensaré en mis metas.

Pero también:
Si confianza excesiva, recordaré mis fracasos.
Si inclinado a la buena vida, recordaré hambres pasadas.
Si complacencia, recordaré mis competidores.
Si todopoderoso, intentaré detener el viento.
Si alcanzo grandes riquezas, pensaré en una boca hambrienta.
Si orgulloso en exceso, recordaré momentos de debilidad.
Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas.
Con todo este nuevo conocimiento comprenderé y recordaré los estados de ánimo de los demás.
Reconoceré e identificaré el misterio de los estados de ánimo de la humanidad y míos mismos.
Los dominaré y controlaré mi destino.
Hoy controlo mi destino, seré dueño de mí mismo, seré grande.

-El Pergamino número Siete“Me reiré del mundo”.
De todos los seres vivos sólo el hombre puede reírse.
Cultivaré el hábito de la risa. Es el gran secreto de la larga vida.
Y, especialmente, reírse de uno mismo.
Tres palabras conseguirán que el buen humor no se aparte de mí: “ Esto pasará también”.
Trabajaré para no estar triste. Disfrutaré la felicidad de hoy. Me reiré de mis fracasos y se desvanecerán. Me reiré de mis éxitos y quedarán reducidos a su verdadero valor.
El día será triunfante sólo cuando mis sonrisas provoquen risas en otros.
Nunca me permitiré ser tan sabio, tan importante, tan reservado, tan poderoso que me olvide de reírme de mí mismo y del mundo.
Seguiré siendo siempre un niño porque sólo así puedo admirar a otros y mientras lo haga, no tendré una opinión excesiva sobre mí mismo.
Mientras pueda reírme, jamás seré pobre. Sólo con la risa y la felicidad puedo alcanzar el éxito.
Seré feliz y tendré éxito.

-El Pergamino número Ocho“Hoy multiplicaré mi valor en un 100%”.
El trigo no puede elegir ser alimento para puercos, molido para pan o sembrado para su multiplicación. Yo tengo la facultad de escoger.
Fijaré metas para el día, el mes, el año y mi vida.
Recordaré mis mejores trabajos y los multiplicaré en un 100%.
Si tropiezo, me levantaré de nuevo. Todos los hombres deben tropezar antes de llegar a su hogar.
Sobrepasar los hechos de otros carece de importancia. Sobrepasar los propios, lo es todo.
No habrá escapatoria de mí mismo hasta que mis palabras se conviertan en hechos.
No apuntaré demasiado bajo.
No trabajaré como lo haría un fracasado.
Extenderé siempre mi brazo más allá de lo que esté a mi alcance.
Nunca quedaré contento con mi actuación.
Ampliaré siempre mis metas una vez alcanzadas.
Procuraré que la próxima hora sea mejor que esta.
Pero sobretodo, nunca proclamaré mis éxitos. Que el mundo se me acerque con alabanza y que yo tenga la sabiduría de recibirlo con humildad.

-El Pergamino número Nueve“Procederé ahora mismo”.
Los sueños sin acción carecen de valor.
La acción es el alimento y la bebida que nutrirán mi éxito.
Me convertiré en luciérnaga. Sólo proyecta su luz cuando está en movimiento. Y así Iluminaré el mundo.
No eludiré las tareas de hoy ni las postergaré. Es mejor actuar y fracasar que quedarse quieto o sobrevivir a duras penas.
Saltaré de la cama en lugar de dormir una hora más, como el fracasado.
Sólo la acción determina mi valor y para multiplicarlo, multiplicaré mi acción.
Trabajaré cuando el fracasado busque descanso.
El ahora es todo lo que tengo.
Si el león siente hambre, come. Si el águile tiene sed, bebe. Si no lo hicieran, morirían.
Yo siento sed de éxito. Hambre de felicidad y paz mental. Si no actúo, pereceré en mi vida de fracaso.
El éxito no espera.

-El Pergamino número Diez“Oraré pidiendo dirección”.
¿ Qué hombre con poca fé no ha invocado a su Dios en un momento de angustia o desesperación ?
¿ No son nuestros clamores una forma de oración?
Oraré, pero no pidiendo cosas materiales, sinó dirección.
Clamaré orientación, señales en el camino.










-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
COMO EL LÁPIZ
El niño miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:
- ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos?
¿Es, por casualidad, una historia sobre mí?
El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:
- Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.
El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:
- ¿Qué tiene de particular ese lápiz?
El abuelo le respondió:
- Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.
Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.
Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.
Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.
Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.
Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.






TRATANDO CON LA ENVIDIA
Cuenta una fábula que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.
La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas?
No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente.
Entonces dime:
¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
¡No!, contestó la serpiente.
¿Yo te hice algún mal?
¡No!, volvió a responder su cazadora.
Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.
Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos:
¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?
Sencillo... porque hay algunos(as) que no soportan verte brillar.
La "envidia" es uno de los peores sentimientos que podemos tener.
El hecho de que envidien tus logros, tu éxito, etc., ¡que envidien verte brillar! te va a afectar en más de una ocasión, pero cuando esto pase, ¡no dejes de brillar!, continúa siendo tú mismo(a), sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran...¡sigue brillando y no podrán tocarte!, porque tu luz seguirá intacta, porque siempre habrá quien te apoye, porque tu huella permanecerá, porque el recuerdo de lo que fuiste e hiciste quedará, ¡pase lo que pase!

                          

                                                    
                                      EL SACO DE  PLUMAS
El Saco de Plumas.
Había una vez un hombre que calumnió grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el éxito que este había alcanzado.
Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a un hombre muy sabio a quien le dijo:
"Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?",
a lo que el hombre respondió: "Toma un saco lleno de plumas ligeras y pequeñas y suelta una donde vayas".
El hombre muy contento por aquello tan fácil tomó el saco lleno de plumas y al cabo de un día las había soltado todas.
Volvió donde el sabio y le dijo: "Ya he terminado",
a lo que el sabio contestó: "Esa es la parte más fácil.
Ahora debes volver a llenar el saco con las mismas plumas que soltaste.
Sal a la calle y búscalas".
El hombre se sintió muy triste, pues sabía lo que eso significaba y no pudo juntar casi ninguna.
Al volver, el hombre sabio le dijo:
"Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho. Lo único que puedes hacer es pedirle perdón a tu amigo, pues no hay forma de revertir lo que hiciste".
"Cometer errores es de humanos y de sabios pedir perdón y perdonar".




                                                                         SI ALGUNA VEZ...
                         SI ALGUNA VEZ...
Si alguna vez te sientes sólo y no sabes qué hacer, mira al cielo y busca una estrella, y así nunca más te sentirás en soledad pues tendrás a tu alrededor a millones de estrellas que son esas personas que sintieron lo mismo que tú.
Si alguna vez sientes ganas de llorar, llora deja salir tus lágrimas y con ellas todas las cosas que te hacen sentir mal; no dejes que se acumulen en tu ser, porque sólo darán paso a otro tipo de sentimientos que te hieren aún más.
Si alguna vez te sientes mal contigo mismo, busca en lo más profundo de tu ser, date cuenta de que nadie es perfecto, tampoco tú, pero aún con todos tus defectos y cualidades, eres una persona única en el universo, por eso eres especial.
Si alguna vez sientes que nadie te quiere, olvídalo, pues eso no es cierto; si te encuentras en esta tierra es porque alguien allá arriba lo quiso así, Él te hizo único y especial porque te ama y nunca te abandona porque eres lo máximo para Él; pero además de Él, hay personas a tu alrededor que te quieren, aunque a veces estamos ocupados en nuestros problemas y no les abrimos las puertas de nuestro corazón para demostrárnoslo.
Si alguna vez necesitas de alguien que te comprenda, que te escuche, que te ayude, en fin, si necesitas de un amigo, quiero que sepas que cuentas conmigo para que nunca te sientas sólo, para que llores en mi hombro, para hacerte sentir bien, y sobre todo para demostrarte cuánto te aprecio..

       


 EL HUEVO


Ibas camino a tu casa cuando falleciste.
Fue un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero sin embargo fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los paramédicos dieron todo de si para salvarte, pero no hubo caso. Tu cuerpo estaba tan destrozado, que hasta fue mejor así, créeme.
Y fue entonces que nos encontramos.
“¿Qué… Qué pasó?” Preguntaste. “¿Dónde estoy?”
“Moriste”, respondí con naturalidad. No tenía sentido medir mis palabras.
“Había… un camión y estaba derrapando…”
“Sip”, dije.
“Yo… ¿Morí?”.
“Sip. Pero no te sientas mal al respecto. Todos mueren”.
Miraste alrededor. No había nada. Solo tu y yo. “¿Qué es este lugar?” Preguntaste. ¿Es el más allá?
“Más o menos”.
“¿Usted es Dios?”
“Si, soy Dios”.
“Mis hijos… mi esposa”. Preguntaste.
“¿Qué hay con ellos?”
“¿Estarán bien?”
“Eso me gusta. Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es muy bueno”.
Me miraste con fascinación. Para ti, no me veía como Dios. Sólo me veía como un tipo común. O posiblemente una mujer. Una vaga figura de autoridad, quizás. Más como una maestra de gramática, que como el Todopoderoso.
“No te preocupes. Ellos estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todo aspecto. No tuvieron tiempo para llegar a despreciarte por algo en particular. Tu esposa llorará por fuera, pero sentirá alivio por dentro. A decir verdad, tu matrimonio se estaba cayendo en pedazos. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable al sentir alivio”.
“Oh”, dijiste. “Entonces, ¿Qué pasa ahora? ¿Me voy al Cielo, o al Infierno, o algo así?
“Ninguno. Serás reencarnado”.
“Ah, entonces los hindúes tenían razón”.
“Todas las religiones están en lo cierto, a su manera”, contesté. “Camina conmigo”.
Me seguiste mientras cruzábamos el vacío. “¿Adonde vamos?”
“A ningún lugar en particular. Se siente bien caminar mientras hablamos”.
“¿Y cuál es el punto entonces? Preguntaste. “Cuando renazca, seré solamente una pizarra en blanco, ¿Verdad? Un bebé. Todas mis experiencias y todo lo que hecho en esta vida no importará”.
“No exactamente. Llevas contigo todo el conocimiento y las experiencias de todas tus vidas pasadas. Sólo que no lo recuerdas ahora mismo”.
Paré de caminar y te tomé por los hombros. “Tu alma es mucho más magnífica, bella, y gigantesca de lo que puedas imaginar. Una mente humana solo puede contener una pequeña fracción de lo que eres. Es como meter tu dedo en un vaso de agua para sentir su temperatura. Pones una pequeña parte de ti dentro el recipiente, y para cuando la quitas, habrás obtenido el conocimiento que poseía”.
“Has estado dentro de un humano por los últimos 48 años, por lo que aún no te has extendido, para sentir tu inmensa consciencia. Si pasáramos el suficiente tiempo aquí, comenzarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacer eso entre cada vida”.
“¿Cuántas veces he reencarnado?”
“Oh, muchas. Muchísimas. Y en muchísimas vidas diferentes”. Dije. “Esta vez serás una campesina china, en el año 540 AC”.
“Espera, ¿Qué?”. Tartamudeaste. “¿Me enviarás de vuelta en el tiempo?”
“Bueno, técnicamente, sí. El tiempo como lo conoces, solo existe en tu universo. Las cosas son algo distintas de donde yo vengo”.
“¿De dónde vienes?”
“Mmm… Yo vengo de un lugar. Un lugar distinto. Y allí hay otros como yo. Se que querrías saber como es este lugar, pero honestamente, no entenderías”.
“Oh,” Dijiste algo desilusionado. “Un momento… Si soy reencarnado en distintos lugares en el tiempo, en algún punto podría haber interactuado conmigo mismo”.
“Seguro. Pasa todo el tiempo. Y con ambas vidas conscientes únicamente de sí mismas, tu nunca sabes que este encuentro está sucediendo”.
“¿Cuál es el punto de todo esto, entonces?”
“¿Enserio?” Pregunté. ¿Me estás preguntando cuál es el sentido de la vida? ¿No está un poco estereotipado?”
“Bueno, es una pregunta razonable”. Persististe.
Te miré a los ojos. “El significado de la vida, la razón por la que creé este universo, es para que madures”.
“¿Querrás decir la humanidad? ¿Quieres que maduremos?”
“No, solo tú. Creé este universo para ti. Con cada vida creces, maduras, y te vuelves un intelecto mayor”.
“¿Solo yo? ¿Qué hay de los demás?”
“No hay nadie más”. Dije. “En este universo solo estamos tú y yo”.
Me miraste fija, e inexpresivamente. “Pero toda la gente en la Tierra…”
“Todos son tú. Diferentes encarnaciones de ti mismo”.
“O sea que, ¿Yo soy todos?”
“Ahora lo estás entendiendo”, te dije palmeándote la espalda a manera de congratulación.
“¿Yo soy cada humano que ha vivido?”
“Y cada humano que vivirá. Exactamente”.
“¿Soy Abraham Lincoln?”
"Sí"
“¿Soy Hitler?”. Preguntaste apaleado.
“Y los millones que asesinó”.
“¿Soy Jesús?”
“Y todos sus seguidores”.
Te quedaste en silencio.
“Cada vez que trataste injustamente a alguien”, dije “te lo estabas haciendo a ti mismo. Cada acto de amabilidad que has hecho, te lo has hecho a ti mismo. Cada momento feliz y cada momento triste experimentado por un ser humano fue, o será, experimentado por ti”.
Lo pensaste por un largo tiempo.
Luego me preguntaste, “¿Por qué? ¿Por qué hacer todo esto?”
“Porque algún día, te volverás como yo. Porque eso es lo que eres. Eres uno de los míos. Eres mi hijo”.
“Whoa,” exclamaste incrédulo. “¿Dices que soy un dios?”.
“No. No todavía. Eres un feto. Aún estás creciendo. Una vez que hayas vivido cada vida humana a través de los tiempos, habrás crecido lo suficiente como para nacer”.
“Entonces, el universo entero es solo…”
“Un huevo”. Respondí. “Ahora es momento de que continúes hacía  tu próxima vida”.
Y te envié hacía ella.
The Egg
By: Andy Weir
Translation: Ezequiel Aranda




***LA LEYENDA DEL HILO ROJO***

Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las circunstancias…El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse.

Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos.

Una de las leyendas sobre este hilo rojo cuenta que un anciano que vive en la luna, sale cada noche y busca entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la tierra, y cuando las encuentra las ata con un hilo rojo para que no se pierdan.

Pero la leyenda más popular y la que se recita en casi todos los hogares japoneses a los niños y jóvenes es esta:

“ Hace mucho tiempo, un emperador se entero de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa que tenia la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mando traer ante su presencia.

Cuando la bruja llegó, el emperador le ordeno que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que seria su esposa; la bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevo hasta un mercado en donde una pobre campesina con una bebe en los brazos ofrecía sus productos.

Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invito a ponerse de pie e hizo que el joven emperador se acercara y le dijo : “Aquí termina tu hilo” , pero al escuchar esto , el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja , empujo a la campesina que aun llevaba a su pequeña bebe en los brazos y la hizo caer haciendo que la bebe se hiciera una gran herida en la frente , ordeno a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llego el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda y el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entro al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente.

Al levantarle el velo vio por primera vez que este hermoso rostro ….tenía una cicatriz muy peculiar en la frente...

No se puede escapar al destino...





HISTORIA ZEN - PARÁBOLA DE LA SAL 

"El viejo maestro pidió a su joven discípulo, que estaba muy triste, que se llenase la mano de sal, colocase la sal en un vaso de agua y bebiese.
¿Cómo sabe? le preguntó el maestro, fuerte y desagradable respondió el joven aprendiz.
El maestro sonrió y le pidió que se llenase la mano de sal nuevamente. Después, lo condujo silenciosamente hasta un lindo lago, donde pidió al joven que derramase la sal.
El viejo Sabio le ordenó entonces: bebe un poco de esta agua.
Mientras el agua se escurría por la barbilla del joven, el maestro le preguntó:
¿Cómo sabe? Agradable, contestó el joven. ¿Sientes el sabor a sal? le preguntó el maestro.
No: Le respondió el joven.
El maestro y el discípulo se sentaron y contemplaron el bonito paisaje.
Después de algunos minutos, el Sabio le dijo al joven:
El dolor existe.... Pero el dolor depende de donde lo colocamos!
Cuando sientas dolor en tu alma, debes aumentar el sentido de todo lo que está a tu alrededor.
Tenemos que dejar de ser del tamaño de un vaso y convertirnos en un lago grande, amplio y sereno."

Medita, Vacíate, Despierta.
Que todos los seres de todos los mundos seamos eternamente Libres y Felices..





EL ANILLO DEL REY...


No se quién lo escribió pero me gustó...



Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:

- Estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores

diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda 
ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, 
y a los herederos de mis herederos, para siempre.

Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.

Quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito

grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras
 que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total..
. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.

El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de supadre.
 La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba 
como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, 
de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:

-No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje.

Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente
, y en una ocasión me encontré con un Sacerdote. Era invitado de tu padre 
y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento,
 me dio este mensaje, el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló 
y se lo dio al rey. Pero no lo leas le dijo, mantenlo escondido en el anillo.
Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres 
salida a la situación.

-Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el

reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo

perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos.
 Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: 
enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. 
Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. 
Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante
 y no había ningún otro camino...

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un

pequeño mensaje tremendamente valioso:

Simplemente decía  "ESTO TAMBIÉN PASARÁ".



Mientras leía "esto también pasará" sintió que se cernía sobre él un gran

silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el

bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es
 que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos.
 El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido.
 Aquellas palabras habían resultado milagrosas.

Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y

reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso 
en la capital hubo una gran celebración con música, bailes...
 y él se sentía muy orgulloso de sí mismo. El anciano estaba
 a su lado en el carro y le dijo:

-Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.

-¿Qué quieres decir? preguntó el rey. Ahora estoy victorioso, la gente

celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida.

-Escucha, dijo el anciano: este mensaje no es sólo para situaciones

desesperadas; también es para situaciones placenteras.

No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes

victorioso.

No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el

primero...

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "Esto también pasará", y

Nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio 
de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, 
había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. 
Se había iluminado. Entonces el anciano le dijo:

RECUERDA QUE TODO PASA. Ninguna cosa, ni ninguna emoción
 son permanentes.

Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza.

Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza, porque son la

naturaleza misma de las cosas.

GRABATELO BIEN EN EL CORAZÓN...



Mantener la calma.

Era una vez un Gran Samurai que vivía cerca de Tokio. Aunque Viejo, se dedicaba a enseñar el arte Zen a los jóvenes.

A pesar de su edad, corría la leyenda de que aún era capaz de derrotar cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos apareció por allí. Quería derrotar al Samurai y aumentar su fama.

El viejo aceptó el desafío y el joven comenzó a insultarlo. Pateó algunas piedras hacia él, escupió en su rostro, gritó insultos, ofendió a sus ancestros...etc...

Durante horas hizo todo para provocarlo, pero el viejo permaneció impasible. Al final del día, sintiéndose ya exhausto y humillado, el guerrero se retiró. Y los alumnos, sorprendidos, preguntaron al maestro como pudo él soportar tanta indignación.
- Si alguien llega hasta ustedes con un presente, y ustedes no lo aceptan, ¿A quién pertenece el presente?

- A quien intentó entregarlo, respondió uno de los discípulos.

- Lo mismo vale para la injuria, la rabia, la calumnia y los insultos. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los traía consigo.

MORALEJA

Tu paz interior depende exclusivamente de ti.

Las personas no pueden quitarte la calma.



   

Solo que tú lo permitas. 

  Los 3 Flitros
  
En la antigua Grecia (469 - 399 AC), Sócrates era un maestro reconocido por su sabiduría.Un día, el gran filósofo se encontró con un conocido, que le dijo muy excitado: "Sócrates, sabes lo que acabo de oír de uno de tus a
lumnos?" "Un momento" respondió Sócrates. "Antes de decirme nada me gustaría que pasaras una pequeña prueba. Se llama la prueba del triple filtro". "¿Triple filtro?""Eso es", continuó Sócrates. "Antes de contarme lo que sea sobre mi alumno, es una buena idea pensarlo un poco y filtrar lo que vayas a decirme.

El primer filtro es el de la Verdad. ¿Estás completamente seguro que lo que vas a decirme es cierto?" "No, me acabo de enterar y..." "Bien", dijo Sócrates. "Con que no sabes si es cierto lo que quieres contarme.

Veamos el segundo filtro, que es el de la Bondad. ¿Quieres contarme algo bueno de mi alumno?"
"No. Todo lo contrario..." "Con que" le interrumpió Sócrates, "quieres contarme algo malo de él, que no sabes siquiera si es cierto.

Aún puedes pasar la prueba, pues queda un tercer filtro: el filtro de la Utilidad. ¿Me va a ser útil esto que me quieres contar de mi alumno?" "No. No mucho"
"Por lo tanto" concluyó Sócrates, "si lo que quieres contarme puede no ser cierto, no es bueno, ni es útil, ¿para qué contarlo?"




Vasijas Agrietadas
Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba en los extremos  de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.
Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy  orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta a los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.
Después de dos años, la tinaja quebrada le hablo al viejo cargador de agua diciéndole:
- “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”
El viejo con pena, le dijo compasivamente:
- “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”
Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, solo quedaba dentro de si la mitad del agua que debía llevar.
El viejo le dijo entonces
- “¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino?
Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con  todo y tus defectos, no hubiera  sido posible crear esta belleza.”

"Nunca te quejes por tus imperfecciones o las imperfecciones de alguien, busca el lado positivo y allí es donde encontrarás la perfección escondida..."






CÓMO SE ABRIÓ EL SENDERO

Aquí una historia que nos enseña mucho respecto a aquello que escogemos sin pensar:

Un día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a su pastura. Siendo animal irracional, abrió un sendero tortuoso, lleno de curvas, subiendo y bajando colinas.
Al día siguiente, un perro que pasaba por allí usó ese mismo sendero para atravesar el bosque. Después fue el turno de un carnero, lider de un rebaño, que, viendo el espacio ya abierto, hizo a sus compañeros seguir por allí.
Más tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban a la derecha, a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos, quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una nueva alternativa.
Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en un amplio camino donde los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en tres horas una distancia que podría haber sido vencida en treinta minutos, si no hubieran seguido la vía abierta por el becerro.
Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal de un poblado y, posteriormente, en la avenida principal de una ciudad. Todos se quejaban del tránsito, porque el trayecto era el peor posible.

Mientras tanto, el viejo y sabio bosque se reía, al ver que los hombres tienen la tendencia a seguir como ciegos el camino que ya está abierto, sin preguntarse nunca si aquélla es la mejor elección.
(Autor: Paulo Coelho. Publicado en "El Semanal", nº 729.)





¿Zanahoria, huevo o café?

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y lo difíciles que le resultaban las cosas. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo:
- "Querida, ¿qué ves?"
-"Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó:
"¿Qué significa ésto, padre?"
El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos; después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.
"- ¿Cuál eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?
¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

Y tú, ¿cual de los tres eres? 


(Autor desconocido)





LA PARÁBOLA DEL MATRIMONIO

Cuenta una vieja leyenda de los indios Sioux que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.
- Nos amamos - empezó el joven.
- Y nos vamos a casar - dijo ella.
- Y nos queremos tanto que tenemos miedo. Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán. Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos. Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.
- Por favor - repitieron - ¿hay algo que podamos hacer?

El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra.
- Hay algo...- dijo el viejo después de una larga pausa -. Pero no sé...es una tarea muy difícil y sacrificada.
- No importa - dijeron los dos-. Lo que sea - ratificó Toro Bravo.
- Bien -dijo el brujo-. Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste?
La joven asintió en silencio.
- Y tú, Toro Bravo - siguió el brujo - deberás escalar la Montaña del Trueno; cuando llegues a la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mi, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta...¡salgan ahora!.

Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur.... El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.
El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo las aves cazadas. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.

- ¿Volaban alto?- preguntó el brujo.
- Sí, sin duda. Como lo pediste... ¿y ahora? - preguntó el joven- ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre?
- No - dijo el viejo-.
- Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne - propuso la joven-.
- No - repitió el viejo-. Harán lo que les digo: Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero... Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero solo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre si hasta lastimarse.
Este es el conjuro...
-Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure,vuelen juntos pero jamás atados.



ERES PATO O ÁGUILA?

Harvey Mackay, nos cuenta una maravillosa historia acerca de un taxista, historia que nos sirve de reflexión, para despertar y preguntarnos ¿Qué estamos haciendo para tener la vida que merecemos?

Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó y lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chófer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi. Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: Yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión. 

Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable” 

Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡Limpio, sin una mancha! Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “¿Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”.
Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomare la Cola dietética”  Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Revistas, Novedades  y Selecciones…”  Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado,
“Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio” y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cual sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones.
- Dime Willy, le pregunto asombrado Rodrigo. ¿Siempre has atendido a tus clientes así? Willy sonrió a través del espejo retrovisor. No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del Desarrollo Personal.  El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”.
Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. Él decía: “Deja de quejarte. Sé diferente de tu competenciaNo seas un pato. Sé un águila. Los patos sólo hacen ruido y se quejan, las águilas se ELEVAN por encima del grupo”. Esto me llego aquí, en medio de los ojos, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mí. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.
 -Se nota que los cambios te han pagado, le dijo Rodrigo.  Si, seguro que sí, le dijo Willy.
Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservaciones a través de mi móvil o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio por mí.
Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal. 
Está historia la he contado a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les he sugerido.
Willy el taxista, tomó una diferente alternativa: Él decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor público, “político”, ejecutivo, empleado o simplemente del hogar, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros? 
“Por tú ACTITUD verás tus resultados”.
Que tus problemas sean menos, tus Bendiciones más y que sólo la  Felicidad entre por tu puerta. Yo también he sido pato y cada día estoy dispuesto a SER ÁGUILA y volar alto. 



11 comentarios:

  1. wwoooowwwwww la del aguila y el halcon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustó - va bien para cualquier pareja leerlo de vez en cuando... ;-)

      Eliminar
  2. Yo no soy de leer Pero confieso que me e quedado sin palabras y muy pensativa en cada relato ..me a encantado..sobre todo la de la zanahoria.huevo.café. Me identifico con uno de ellos muy ciertamente.

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado todos los cuentos, quizás el que mas el de zanahoria, huevo, café. Me considero mitad huevo mitad café, pero mi reflexión es: "El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor." Cierto, pero mucho rato en el agua hirviendo el café se acaba quemando y perdiendo su mejor sabor. Me gusta mucho la reflexión de este cuento, intento ser café pero hay situaciones que llegan a un punto que a veces me sobrepasan.... El Amor incondicional no tiene limites, pero cuesta alcanzar ese nivel de consciencia, ese nivel de café perfecto que pase el tiempo que pase en ebullición o temperatura máxima siempre alcanzara y se mantendrá en su máximo esplendor.... No obstante, sé que "Nothing is imposible"!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que eso también pasará ;)

      Eliminar
  4. Hola....Excelente post, te puedo sugerir una idea original, si tienes una historia que desees inmortalizar, puedes hacerla con un audio cuento personalizado, con nombres reales y los personajes reales, hasta con un vídeo familiar, o sitios donde desees, si tienes fotos de ellos, o vídeos los puedes incluir en el cuento personalizado, es un audio cuento y realmente sorprenden y puedes darlo por correo y difundirlo a los familiares o si es para alguien especial, lo personalizas más detalladamente, te lo perfeccionan en la web http://www.miscuentospersonalizados.com , ahí hice uno de calidad para mi peque… lo dejo como una buena idea para enviarle o regalar a alguien especial en cualquier ocasión, por cualquier motivo, ya sea celebrar un cumpleaños, escribir frases de poemas o uno completo y transformarlo en un cuento personalizado, buscar como sorprender a tu ex o actual novio, esposo o pareja, en cualquier circunstancia, porque todo es vía Email y se pueden repartir a personas queridas en cualquier parte del mundo, también así tienes tu propio cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nina por tu aportacion. Lo miraré y quizas haré uno para mis hijos. Es una idea muy buena. Un abrazo@

      Eliminar
  5. Hola: Tu post es muy valioso……es muy buena idea, mi hermana hizo en el bautizo de Daniel, mi sobrino de 2 años un cuento narrativo personalizado, lo encargó en http://www.arteymedia21.com/regalosoriginales.htm también hay otras opciones de regalos originales muy lindas y creativas para los peques en dicha web. El cuento trataba de una conversación que tuvo mi sobrino con Dios, fue instructivo y espiritual, vale la pena, ahora que lo escucha le ayuda a comprender mejor la palabra de Dios, sobretodo los proverbios, porque en el diálogo se hizo un simulacro de la conversación parecido al hijo de salomón. El cuento fue narrado en un audio cuento, en un vídeo con las melodías cristinas. Después se pueden repartir como un recuerdo de bautizo para los invitados.
    Saludos y gracias por el espacio, te deseo éxitos!.

    ResponderEliminar
  6. Hermosos cuentos. Dejan pensando. Gracias por esta página web, me sirvió mucho, me reconforta leerla. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola, lindas ideas, les comparto, yo para el día del cumpleaños de mi única hermana, le confeccione en ingles una preciosa canción personalizada, en la web http://www.cancionespararegalar.com
    Destaqué un momento que logramos unirnos más, fue en una vacaciones a Cuba y la canción narro el evento único y singular que logramos en ese viaje, con nuestros nombres y escogimos una melodía dramática, porque era algo dramático que resulto en un aprendizaje que nos unió como hermanas para siempre, será un vinculo eterno, les doy la idea porque en la vida esos detalles son los más valiosos. Saludos!

    ResponderEliminar

Por favor al colgar un comentario que sea con consciencia sin afán de hacer daño, causar problemas y perjuicio a otros. Aquí no es un blog por debates ni para colgar links a material que podría perjudicar a otros lectores...
Comentarios ofensivos, de malas palabras o ofensas serán eliminado, al igual que comentarios que podría perjudicar a otros lectores.
Gracias y saludos
Sandy*